miércoles, 9 de agosto de 2017

¡UN NIÑO ESTUVO ABURRIDO EN EL CULTO!

Por  Geoff Thomas
Mayo 2001

Un anciano que precedió a otro ministro al pulpito luego de llegar al frente se dirigió a la congregación. "La semana pasada ... un niño estuvo aburrido en el servicio". Un suspiro corrió a través de la congregación. Los hombres miraban sus pies, las mujeres lloraban en silencio, y los niños se ponían pálidos. "Los oficiales de la iglesia se reunirán con el ministro durante la semana y anunciarán nuestras conclusiones el próximo domingo. Mientras tanto queremos disculparnos con ese niño, sus padres y todos los demás niños", concluyó el anciano antes de salir del púlpito. El predicador de rostro ceniciento llegó al púlpito, y en una voz temblorosa comenzó el servicio ...

Este escenario imaginario no está muy lejos de la actual situación eclesiástica en la que muchos consideran que el peor pecado que una iglesia puede cometer es aburrir niños. Sin embargo, este no es el patrón rutinario y aburrido de gran parte de nuestro trabajo de la vida misma que toda la humanidad debe enfrentar, especialmente en el Tercer Mundo. Estaremos mal equipados para vivir si no venimos armados y entrenados para aburrirnos la mayor parte del tiempo. Muchas de las horas que los padres pasan en el trabajo son tediosamente repetitivas, mientras que el trabajo de las madres son un régimen de tareas tediosas.

El trasfondo de la determinación de las iglesias de hacer zonas libres de aburrimiento del culto es una era de materialismo desenfrenado que el mundo occidental nunca ha experimentado antes. Por ejemplo, en las fiestas de hoy cada niño que viene espera ir a casa con una bolsa de fiesta llena de golosinas. Los recreacionistas están reservados, los magos, y los artistas - uno, por ejemplo, traerá media docena animales exóticos, - una serpiente, un búho enorme, una araña, un lagarto. Ese artista cobra £ 500 por una visita, algo más de 600 dolares.

Los padres gastan cantidades ridículas de dinero en ropa, juguetes y otras chucherías para sus hijos. Casi todos los niños tienen más de lo que pueden disfrutar. Nadie puede imaginarse lo felices que son por este exceso. Los padres empobrecidos a menudo se sienten bajo una gran presión para trabajar horas insanamente largas o contratar deudas insostenibles -o ambos- para comprar lujos superfluos para sus hijos. Hemos perdido la idea de que la austeridad -no la pobreza ininterrumpida, sino una moderación decente- podría en realidad beneficiar a los niños. No es fácil para el cuerpo de Cristo predicar la auto negación y el llevar la cruz en medio de una frenética serie de gastos. Se ha convertido en un desastre para muchas congregaciones, especialmente en los Estados Unidos.

Ya no esperamos que los niños soporten el aburrimiento por un segundo. En nuestra infancia lanzábamos pelotas, alimentábamos a los conejos, hacíamos un modelo con Mechano y observamos el ascenso y descenso de un yoyo. También leíamos libros. Nuestras comidas eran bastante predecibles, y una visita al parque local era un evento. Hoy en día las visitas al zoológico, los castillos inflables, saltar en trampolines son necesidades de rutina. Diariamente grupos de juego y guarderías llenan cada minuto libre viendo videos, jugando con computadoras y rebotando en inflables. Todo está a la altura de una gran algarabía. Los juguetes con los que los niños juegan son de plástico chillón de colores primarios. El niño que alegremente habría comido puré de patatas y verduras todos los días ahora se anima a estimular su paladar y desarrollar un gusto por chiles, berenjenas, curry vindaloo al ajo.

A.N. Wilson escribió: “Pascal dijo que todo el problema humano provenía de nuestra incapacidad para sentarnos tranquilamente en una habitación”. Si tenía razón, entonces tenemos serios problemas por delante, con una extraordinariamente inquieta y vacía generación de individuos humanos esperando para conquistar el mundo. La lección de cómo aburrirse debe aprenderse si el niño va a crecer sano, y esto es por dos razones.

En primer lugar, el aburrimiento es en lo que la mayoría de las vidas humanas consisten. Pocos trabajos son interesantes todo el tiempo; y cuando se alcanza la edad de jubilación, los largos días de vacuidad no pueden ser totalmente desprovistos de tedio. Aprender cómo hacer frente a estos períodos desocupados puede realmente reducir, o eliminar su aburrimiento. Un ser humano que sólo ha crecido con la idea de que él o ella debe ser estimulado todo el tiempo nunca será capaz de calmar el aburrimiento de la manera que hacemos los adultos por caminatas, jardinería, crucigramas, o la vida interior.

Y esta es la segunda y mayor razón para esperar que un niño aprenda a lidiar con una tarde sin acontecimientos. Lo que se siente como aburrimiento viene de la capacidad de ser interior. A menos que se haya aburrido, una parte esencial de su imaginación nunca se le habrá permitido crecer. Las historias, la poesía, la oración y las matemáticas, todas las actividades que han desarrollado la raza humana ... se han desarrollado fuera de su capacidad de vivir con el aburrimiento”.

Pero en los cultos de la mañana en todos los lugares vienen niños que llevan bolsas, y en sus bolsas tienen libros para colorear, cajas de lápices, juguetes, computadoras pequeñas, libros de lectura, etc. Esto es porque no hay Escuela Dominical al mismo tiempo que el Sermón, y sería un desastre impensable que los niños estuvieran aburridos. Estas familias nunca traen a sus hijos al servicio de la tarde por la misma razón. Conozco una iglesia en África que tiene un pastor blanco. Varios otros misioneros cristianos blancos y sus familias adoran allí, pero las otras madres blancas y sus hijos no asisten al servicio matutino, salen del edificio y se van a casa después de la Escuela Dominical de pre-servicio. Sólo los hombres permanecen y adoran, pero todas las demás familias de la iglesia, que son todas africanas, y cuya segunda lengua es el inglés, están ahí para todo el servicio. ¿Es el odio del mundo occidental al aburrimiento lo que nos está afectando?

Estamos hablando de iglesias donde está el poder de Dios en el ministerio. Hay relevancia, aplicación, afecto por la congregación, ilustración y presencia del Espíritu en la Palabra. Hombres y mujeres están siendo convertidos y santificados. Siempre se les habla a los niños, y todo el servicio se termina en 75 minutos. Sin embargo, aún durante estos servicios, los niños son alentados a estimularse por cualquier cosa que no sea el mensaje que se les predica. Imagínese que podría llevar a sus hijos a escuchar la predicación de Spurgeon. ¿Irías con una bolsa llena de distracciones para ocuparlos durante el sermón, u orarías para que fueran tocados y convertidos por su mensaje suplicante?

Donde hay suficientes familias aburridas, se produce un gran cambio. Los domingos por la mañana se anuncia en los carteles de las iglesias: “Adoración Familiar”, y todo se hace de una manera animada con los niños en mente. El foco ya no está en lo que agrada a Dios Todopoderoso. Las melodías son animadas, acompañadas por una banda. Hay todo tipo de estímulos visuales, retroproyectores, coreografía y dramas. La risa registra el éxito del servicio. Muchas personas participan, y el papel del ministro es ser maestro de ceremonias. Cada elemento del servicio es breve, y antes del corto sermón los niños son sacados - incluso hasta los 16 años de edad - para tener sus propias clases de la Escuela Dominical en otra parte. Ellos son llevados del hombre a quien Dios ha llamado, dado autoridad y dones de enseñanza, y son llevados a personas que basan lo que dicen en libros escritos por otras personas. No hay posibilidad de que un hombre de la Palabra sea llamado al pastorado en tales congregaciones. Están condenados a un futuro de religión superficial.

Pero los niños no son regenerados. Ellos no conocen a Dios. Hay una enemistad natural en sus corazones contra él. Su aburrimiento no es causado principalmente por su inmadurez sino por sus corazones de piedra. Esto debe ser combatido por la vida amorosa de sus padres, las devociones familiares regulares en las que se familiarizan con la enseñanza de la Biblia, el lenguaje de la oración y se enfrentan a su necesidad de nacer de nuevo. El amor, respeto y entusiasmo de los padres por los servicios de la iglesia, el pastor y su predicación, serán contagiosos. Admirarán y oirán a aquél a quien sus padres prestan tanta atención. Pero donde los padres se aburren - o simplemente uno de los padres - entonces hay pocas esperanzas de que los niños se apoderen del mensaje más emocionante del mundo - la buena noticia del Señor Jesucristo.

Cuando a los niños se les ha enseñado a permanecer sentados en su casa y a escuchar la Palabra de Dios leída cada día, y escuchar a los padres viniendo con acción de gracias y peticiones a un Padre celestial que cuida y provee todas las cosas buenas que los niños experimentan, entonces, dulcemente aprenden a estar quietos durante un sermón el domingo por la mañana, y a llorar desde sus corazones infantiles al Señor por ayuda para adorarle y servir al Dios viviente.

Tomado de: https://banneroftruth.org/uk/resources/articles/2001/a-child-was-bored-in-the-service/
Traducido por. J.C.



1 comentario:

Tus comentarios son importantes. "Que tus palabras sean las necesarias a fin de edificar a quienes las lean".

POR LA SUPREMACÍA DE CRISTO EN ESTA GENERACION

Este blog se hace responsable de lo que publica, pero no se hace responsable de lo que los autores de los artículos o las páginas de las que estos son extraídos, crean en su demás teología o en las practicas que ellos tengan a nivel personal.

Se desea a través de este blog, expresar el pensamiento bíblico coherente, y más cercano a la confesionalidad histórica y reformada y aportar para la aplicación de ella en la vida cristiana, pero no avalamos lo que en contradicción a la fe reformada histórica algunos de los autores hagan o vayan a hacer en un futuro

A Dios sea la goria.