jueves, 31 de marzo de 2016

RAZONES POR LAS QUE GRAN PARTE DE LATINOAMÉRICA HA ACOGIDO CON MÁS FACILIDAD LA NUEVA REFORMA QUE LA REFORMA CONFESIONAL E HISTÓRICA (3)

Es muy notable en nuestros países la diferencia entre la Reforma Confesional e Histórica con la Nueva Reforma y se aprecia cómo nuestra cultura latina, ha sido más tierra fértil para este nuevo movimiento que para la Reforma Confesional e Histórica. No podemos ser ligeros y atribuirle, como lo hicieron los pentecostales en su tiempo, este avance a un avivamiento, porque de hecho, esto puede tener unas explicaciones más naturales y lógicas.
 
1. Nuestro Fuerte Trasfondo Católico Romano

2. El Arraigo Cultural Particular Latinoamericano

3. La Distancia con respecto al progreso de la obra del Espíritu Santo en la Historia de la Iglesia

Es verdaderamente lamentable un hecho particular que se ha puesto en evidencia con la nueva reforma y es que no habíamos aprendido a medio escribir más que las cinco solas y a medio citar las doctrinas de la gracia, cuando tuvimos que reescribir nuestro entendimiento de lo que es la reforma. Déjeme explicárselo de otra manera. No habíamos pasado del primer capítulo de nuestras Confesiones de fe históricas, ni siquiera habíamos reflexionado acerca de su historia ni del valor de ellas, cuando ya los vientos de la reforma que soplaron en América del Sur, nos enseñaron por qué no deberíamos ser confesionales. Así, hoy existen más individuos que defienden con propiedad por qué no ser confesionales, sin haberlo alguna vez sido ni habiendo comprendido lo que esto significa en realidad.

Ha sido asombroso que en América del Sur, ni siquiera hayamos entendido el qué, ni el cómo, ni por qué ni la esencia misma del Cesacionismo, cuando hay más individuos de la neo reforma reaccionando en su contra, aun sin entender la postura histórica de esta doctrina. Es increíble ver que jamás hemos entendido lo que es el principio que regula la adoración (eso se ve en la manera tan superficial en que esta doctrina es atacada), jamás practicamos esta doctrina de forma sostenida pues hasta ahora la estábamos entendiendo, pero ya hay quienes la combaten desde la nueva reforma. Recuerdo que hace algunos años, ni siquiera entre los cristianos evangélicos, se reconocía qué era un Bautista, menos un reformado. Siempre se nos cuestionaba: “Eso es algo nuevo ¿verdad?”. Y empezaron a circular los videos de aquel fogoso predicador que criticaba a los bautistas del sur. Así, los jóvenes que aprendieron la reforma por videos y estudios superficiales, ya atacaban la estructura eclesial e histórica de los bautistas. Tenemos pues, individuos que no saben en verdad qué es el confesionalismo, el cesacionismo, el principio regulador de la iglesia y la adoración, la eclesiología reformada (por solo dar unos ejemplos), criticando y reaccionando a cada una de estas cosas, porque al llegar a la reforma, ese era pues el ambiente en el que la aprendieron.

Esto tiene una explicación. Aquellos lugares, en otros continentes, aun en América del Norte, que han gozado de siglos de tradición evangélica y reformada, ahora están viviendo un lamentable periodo pos-reforma, siglos después, producto del secularismo latente en esta época. Ahora, gran parte de la reforma latinoamericana, desdichadamente no ha bebido de las fuentes de la tradición evangélica y reformada de la que gozaron por siglos estos lugares sino de la nueva reforma, de las reacciones, del momento pos-reforma y secular que se vive en los lugares que en otro tiempo gozaron de un entendimiento mayor de la Palabra de Dios. Así, recibimos por herencia de la época actual, un aversión pos-reforma, reaccionaria y mundana, bajo el emblema de reforma.

Permítame poner este ejemplo, porque no es la primera vez que nos ocurre. El cristianismo histórico se dio lejos de nuestras tierras. Se extendió desde Jerusalén a otras partes del mundo. Mediante iba pasando el tiempo y dependiendo a donde llegaba, pudo haber sido contaminado de muchas maneras. Así, cuando el cristianismo llegó a América del Sur siglos después, no llegó tal y como era, lo que nos llegó fue el cristianismo contaminado, rebajado. Así, aprendimos a ser cristianos nominales, anti protestantes aun cuando ni siquiera sabíamos qué era eso. En su gran mayoría, la gente no era tan buena católica como sí anti evangélica. Eso es un muy buen ejemplo de cómo podemos asumir una posición por vía de la herencia de una deformación doctrinal.

Ahora, considere este asunto. Ya teníamos una versión pos-cristiana, esa versión de cristianismo que heredamos por el catolicismo romano. Luego, cuando llegó el evangelio, rápidamente fue sustituido por la versión evangélica estilo pentecostal o carismático. Claro, eso representaba una mejora, pero no lo ideal. Ahora la nueva reforma nos entrega una versión pos-reformada de los países que con el tiempo están reaccionando a ella. ¿Y por qué? Porque en verdad hay una gran distancia entre los movimientos del Espíritu Santo en la historia de la iglesia en sus más importantes definiciones y acciones y nosotros (que hemos hecho el lugar de agentes pasivos y facilistas).

En verdad tenemos como un lamento, estar tan lejos de tener en nuestras manos las obras históricas de definiciones doctrinales, producto de años de discusiones teológicas. Miles de hojas de los trabajos de hombres de Dios en la iglesia, llegan a nuestro idioma en forma de minúsculos resúmenes. La distancia idiomática es real, pero aun así, la distancia de tener un contexto apropiado para entender la historia de nuestras doctrinas, también pudiera marcar un abismo grande. Sin embargo, nuestras inclinaciones culturales siempre van a hacer que optemos por aquella literatura que sea práctica y llamativa más que la que nos provea un entendimiento profundo de los fundamentos de nuestra fe. Tenemos pocas de estas obras, pero las que tenemos no son muy frecuentadas ni estudiadas. Sin ridiculizar a nadie, crece el número de calvinistas que jamás han leído dos capítulos de las Instituciones de Calvino, lo cual indica que esta nueva reforma lo es por la inercia del subjetivismo y la superficialidad. Si a esto se añade que el ejemplo de los referentes de la nueva reforma casi que ha eclipsado el ejemplo del buen número de iglesias históricas y confesionales, fieles, tenemos el fenómeno que hoy está en vigor.

Por supuesto que procurar ir a las fuentes de todo, es lo más sabio. Este obrar es sensible a la obra del Espíritu Santo sobre la historia de la Iglesia de Cristo. Es necio vivir como si fuéramos los primeros en abordar la doctrina y su aplicación a un mundo caído, cuando la verdad somos hasta ahora, la última generación de cristianos que aparece por aquí. Desligarnos de una forma arbitraria y dejarnos seducir de estos movimientos por el estatus que hoy genera, deja el vacío de no haber atendido a la reforma histórica, que entendida en sus términos, no era una novedad sino el resurgir de las doctrinas de la Iglesia desde Pentecostés y es pasar por alto siglos de lecciones e iluminación que Dios ha venido dando a miles de individuos antes que esta nueva ola.

La distancia no debe verse como un completo mal a menos que no estemos dispuestos a recorrer el camino de un mayor entendimiento de la reforma y permitir que el tiempo asiente en nuestras vidas lo que hemos recibido. Si lo que deseamos es una reforma elegante, mediática, multitudinaria, lúdica, estilizada, seguiremos perdiendo terreno, porque la reforma histórica es más semejante a un rudo y fuerte minero, nada estilizado, pero laborioso, esforzado y eficaz, que pese a su sobriedad y poco atractivo, ha venido sacando las mejores perlas de la Palabra de Dios para cada generación. La diferencia entre el oropel y el oro.

Jorge E. Castañeda D.



miércoles, 23 de marzo de 2016

RAZONES POR LAS QUE GRAN PARTE DE LATINOAMÉRICA HA ACOGIDO CON MÁS FACILIDAD LA NUEVA REFORMA QUE LA REFORMA CONFESIONAL E HISTÓRICA (2)



Aquellos que hemos visto, de alguna manera el avance de la Reforma Confesional e Histórica, logramos notar la diferencia con la Nueva Reforma y cómo nuestras cultura latina, ha sido más tierra fértil para el movimiento de la Nueva Reforma que para la Reforma Confesional e Histórica. No podemos ser ligeros y atribuirle, como lo hicieron los pentecostales en su tiempo, este avance a un avivamiento, porque de hecho, esto puede tener unas explicaciones más naturales y lógicas:

 


2. El Arraigo Cultural Particular Latinoamericano.



La creación de Dios es diversa. Aun cuando hablamos del ser humano, podemos ver la diversidad cultural existente. Es interesante apreciar las particularidades de cada región aun dentro de un mismo país y las expresiones folclóricas que colorean la humanidad de tonalidades diversas. Como en otros asuntos, esto no debe verse como malo en sí mismo, pero tampoco bueno en sí. Existen particularidades culturales que corresponden a un valor agregado y otras a defectos marcados que hacen que conformarse a la cultura, sea un perjuicio.

Para los creyentes, que perseguimos una cosmovisión cristiana basada en la Palabra de Dios, la cultura debe ser sopesada, discernida, evaluada y no tan solo asumida. La Biblia provee los lineamientos de una novedad de vida, unos rasgos distintivos del ciudadano del cielo que muchas veces chocarán con su propia cultura y a veces coincidirán en algunos puntos periféricos con ella. Sin embargo, el hijo de Dios se esfuerza, no solo por adoptar un tipo de vida bíblico sino uno que nazca de su cosmovisión particular subordinada a los principios de las Escrituras que expresan los valores del nuevo nacimiento.

Si bien, el evangelio no debe convertirse en una imposición de una cultura terrenal particular sobre otra, no podemos huir que culturas más permeadas por la Palabra de Dios, pueden ser un referente, aunque definitivamente la meta será adoptar las particularidades de una cultura que entiende y aplica las Escrituras a su vida diaria. He aquí el cuidado con la contextualización del evangelio, pues a nombre de ella, se ha adaptado, por no decir rebajado, el cristianismo bíblico, y diluido en una cultura particular, creando una versión propia de cristianismo.

Precisamente es lo que se aprecia en Latinoamérica, donde no podemos hablar de una cultura transformada por la Palabra de Dios, ni siquiera permeada por ella, sino de una Biblia matizada por los arraigos culturales. Así, palabras más o menos, quedamos con una versión propia del cristianismo, que a veces se estira casi al modelo bíblico y que otras veces perece bajo la idiosincrasia suramericana. De hecho, el carismatismo ha sabido cómo explotar la cultura latina para sus propios intereses, ofreciéndoles a las masas, precisamente aquellas cosas que como cultura anhelamos, aquello que venimos arrastrando desde nuestros aborígenes.

Una cultura latina que en sus grandes defectos es particularmente emocional, pragmática, facilista, autocompasiva y que vive de apariencias, es vulnerable en muchos sentidos. No es este el espacio para señalar que hemos recibido precisamente un gran mal social a causa de nuestros defectos culturales, pero de hecho, usted puede discernir que detrás de cada mal que vivimos en nuestras tierras aparte de andar lejos de las Escrituras, se debe a que nos han golpeado por el lado de nuestras debilidades. Sin embargo, el engaño religioso también ha usado como trampolín, estos mismos defectos, dejándonos al final como una iglesia vacía, cada vez más lejana de los principios bíblicos y destinada a acrecentar su propio fracaso.

La predicación propia del carismatismo ha elaborado su estructura a partir del consumidor. Nuestros pueblos poco reflexivos, emocionales, son el campo fértil para cualquier doctrina que llegue a los sentimientos no importan si deja desprovista la razón. Una cultura del pragmatismo donde medimos el valor o la eficacia de las cosas por su funcionalidad no por su legitimidad, donde las multitudes, prestigio y fama son sinónimo de éxito cristiano, es el ambiente adecuado donde lo que menos importa es la doctrina como sí la sensación. Somos los pueblos de falta de disciplina a los que mejor les funcionan los métodos fáciles para conseguir lo que desean, no importa si son procedimientos interminables, aun así son más ligeros que una estructura de trabajo y esfuerzo. Hablo de lo fácil que los latinos han estado dispuestos a asistir a grandes rituales, retiros, encuentros, conferencias, conciertos, etc., para conseguir la santificación o una espiritualidad viva, que viene solo por la mortificación diaria del pecado, por al auto negación, por la vía de la exposición disciplinada a los medios de gracia. Así, no es raro que el carismatismo haya sacado grandes dividendos de nuestro espíritu facilista.

Una religión que vive de apariencias, de números, de estatus, de invitaciones y pulpitos es bien vulnerable a ser seducida por los valores del mundo que se rige por los ojos y la vanagloria de la vida. Usted y yo conocemos gente que se profesa creyente que anhela los pulpitos pero su vida devocional y familiar es un desastre, y su conocimiento verdadero y solido de las doctrinas reformadas es más bien incipiente, superficial y no asentado. Aun así defenderían a capa y espada su liderazgo. Pero completando el cuadro, somos esa iglesia que siempre estira la mano para recibir algo, porque nada de lo que nos pasa aquí es nuestra responsabilidad. Así, hemos creado una cultura evangélica dependiente de la aprobación extranjera para sentirnos seguros. Pero no cualquier aprobación foránea, sino aquella que encaja perfectamente con nuestros arraigos culturales.

La Reforma Confesional e Histórica es en este sentido un llamado contracultural y por lo cual, de difícil recepción en nuestro medio. Es una doctrina que nos llama a perseguir lo legítimo independientemente los resultados, es una doctrina que no engaña la razón ni la pasa por alto, sino que la sitúa en el legítimo lugar de un culto apropiado. La manera como la reforma histórica entendió el evangelio, no descansa en la popularidad sino en la fidelidad y no teme denunciar la cultura, así sea como cortarse su propio ojo. Los reformadores nos enseñaron acerca del libre examen de las Escrituras y de nuestra responsabilidad personal y eclesial por aplicarla a un mundo impío. La reforma no dependió de grandes personalidades y prueba de ello es que sobrevivió a sus representantes. No necesitó de grandes convocatorias ni de métodos estandarizados de santificación. No se trataba de números ni estadísticas, se traba de apego doctrinal y santidad personal. Se necesitó convicción más que emoción, para dejar el testigo bien puesto para la siguiente generación.

La nueva reforma, por darle un nombre, definitivamente ha quedado en la mitad del recorrido de nuevo. Al menos en Latinoamérica, esta ha asumido los mismos arraigos culturales y no es extraño que con el tiempo la consuman. Miles de personas han sido reformados por internet, es decir, leyendo frases reformadas, lejos de serlo producto del estudio esforzado de años, de los textos que la enseñan. El facilismo ha hecho que solo entender a medias las doctrinas de la salvación, dé el aval para confesarse heredero de la reforma. La nueva reforma ha entendido muy bien que mantener una adoración en la sencillez de la Palabra de Dios, no influencia al latino, por lo que ha sido necesario atender al clamor cultural emocional, de luces, jóvenes a la moda, puestas en escena, para vindicar una adoración masiva. Esta nueva reforma ya tiene sus propias personalidades, su propio departamento de prensa, la cual le genera ese estatus de multitud, de mega, de globalización que tanto seduce al latino.

Las conclusiones en la mente de la mayoría son claras, “esto debe ser legítimo en todas sus partes”, “Dios está bendiciendo”, “estamos en avivamiento reformado”. ¿Cómo se llega a esta conclusión? Hay grandes multitudes, grandes personalidades, grandes adoradores, grandes sensaciones, grandes ministerios. Por supuesto que la predicación cristológica parece dar legitimidad, el amor por las misiones deja sin lugar a dudas la puerta cerrada para cualquier crítica. Sin embargo valdría la pena discernir, si eso es lo que en verdad está pasando.

En la vida de piedad, donde las cosas se pesan, no se miden, encontramos que falta aún mucho camino por recorrer. Al pesar en la balanza de la renuncia a los valores del mundo, a sus estándares, a la no conformidad con los vicios de nuestra cultura, la nueva reforma se queda bien corta y debe escuchar por consecuencia Mene Mene Tekel Uparsin. Dios sabrá bendecir su Palabra, a pesar y no por estos fenómenos contemporáneos. Será la fidelidad y apego a las Escrituras de las iglesias locales y sus piados y eruditos pastores, los que den testimonio, no solo de las palabras sino del poder del verdadero evangelio. Por ahora, mientras exista una versión de la reforma que evidencie más los arraigos culturales que la Palabra de Dios como se entendió en los mejores momentos de la historia de la iglesia, será necesario seguir con la espada y el palustre, lo uno para defender el sano evangelio histórico y lo otro para seguir edificando la iglesia, no con heno ni hojarasca de los arraigos culturales sino con el sólido fundamento de la Palabra infalible.

Continuará…

POR LA SUPREMACÍA DE CRISTO EN ESTA GENERACION

Cada ser humano encuentra la razón de su existencia solo cuando se orienta hacia Dios y su Gloria, a través del sacrificio de Cristo. Solo de esta manera podrá hallar el Supremo Bien para su vida.

Los que lo hemos encontrado nos sentimos en profunda deuda con Aquel que nos llamó y sabiendo que nunca podremos pagar la obra de Gracia hecha en nuestra vida, queremos responder en amor y servicio a Cristo, nuestro Señor y Salvador, cumpliendo nuestra responsabilidad histórica en esta generación, al anhelar y tabajar para que Cristo sea Glorificado en este tiempo.

Que sea el anhelo y la procura de todos, hasta que todas las cosas sean sometidas bajo Cristo Jesús Señor nuestro.