martes, 21 de julio de 2009

JESÚS ¿POP?

La persona de Cristo siempre ha levantado contra sí mismo bastante hostilidad. La verdad es que Jesús es un nombre conflictivo, siempre lo ha sido y lo será. Esta realidad solo se debe a una explicación, Jesús define con toda claridad quien es Dios, cual es Su carácter y Su voluntad. La misma Biblia sitúa a Jesús como el resplandor de la gloria de Dios, como la imagen misma de la naturaleza de Dios, como quien revela al Padre, en otras palabras, quien contempla a Jesús se da una idea concisa de cómo es el Padre.

Si Jesús no existiera o no tuviese la cualidad de precisar quién y cómo es Dios, los hombres vagaríamos de aquí para allá por definirlo. No habría una manera de conocerle, de saber cuál es Su voluntad. Y es en esa maravillosa verdad donde Jesús se convierte en un ser peligroso para la mentalidad plural, relativista y rebelde del ser humano, quien quiera que sea.

Al ser humano le gustaría poder crear su propia deidad, le gustaría él mismo definir quién es Dios y que es lo que demanda. Nuestro interior se deleitaría en la medida que podamos acomodar lo físico y espiritual de modo que todo girara hacia nosotros, aun Dios mismo. La idea de poder limitar a Dios a nuestros propios estándares nos suena atractiva pues siempre alcanzaríamos la medida. La idea de querer creer en una deidad que se acomode a nuestras propias codicias, pecados, deseos y anhelos, es en verdad no solo atractiva sino que es el epitome de la religión humana.

Pero aquí viene la gran molestia para muchos. Dios se reveló, claramente se dio a conocer en Cristo. En Cristo vemos a Dios tal cual es, sus cualidades (perfecciones), sus altos planes y objetivos para la vida del hombre. No le dejó al hombre definir este conjunto de asuntos, simplemente en Cristo los dejó ver y el hombre los aceptará o no. Eso tal vez es lo que molesta la mentalidad del hombre, que hay límites bien definidos de quien es Dios, que solo dos opciones hay, aceptarlo tal y como es, así como Cristo lo revela o desafiarlo en ignorancia o rebeldía.

La mentalidad plural de hoy no aceptará esto. Preferiría que todos habláramos de Dios, sin definirlo. De esta manera habría dialogo entre la mayoría de religiones del mundo. Es mejor hablar de Dios como del Ser superior, sin entrar en muchos detalles. Por el contrario el cristianismo verdadero ostenta que Cristo es la única manera de conocer a ‘ese’ Dios. Y si esto se sostiene, el dialogo inter religioso se quiebra, se frustra, fracasa por la intromisión de Cristo. ¿Lo ve? Cristo es una persona conflictiva. Reclama superioridad como Dios, reclama exclusividad, reclama ser la única manera de conocer a Dios, reclama para sí mismo ser el único medio y fin de la salvación, reclama que toda rodilla se doblegue ante Él.

En lo profundo del corazón muchos hombres están resentidos con Cristo porque precisamente Él es quien coarta su libertad (libertinaje). Si tan solo Dios se hubiese quedado sin definir ellos podrían vivir como quisieran y creyendo según su propio pensamiento. Pero gracias a Jesús, tendrán serios problemas con Dios de no someterse a Él tal cual es y tal cual se dio a conocer en Jesús. El testimonio mundial de Cristo es un testimonio innegable que deja sin excusa a cualquier hombre.

Pero ¿Qué mas avance de los propósitos por quitar a Jesús de en medio, que volverlo un simple ser humano y trivializarlo frente al mundo? Detrás de estos intentos se encuentran desde los illuminati, la francmasonería, el movimiento ecuménico, la falsa religión, hasta, y es lamentable decirlo, la ignorancia que ha penetrado en los que se confiesan cristianos. Cada uno de ellos y todos ellos a la vez, han preparado el campo para que pensemos mal de Jesús. Desfigurándole, relativizamos a Dios y lo ponemos al nivel del hombre y le podremos moldear. Pero mientras Cristo Jesús sea tenido como Dios y como quien revela al Padre, sus intentos se harán infructuosos.

Es lastimoso ver que parte de esta trivialización, de esta vulgarización de Jesús viene de parte de personas que profesan querer adelantar el Reino de Dios. Tal vez por el afán de hacer accesible o atractivo a Cristo, le han despojado de su gloria como Dios y como quien es el resplandor de la Gloria de Dios. Tal parece que la mentalidad moderna del evangelismo, requiere que maquillemos a Jesús y lo hagamos más llamativo ya que, según se ve, si se le presenta como es, no atraería a muchos.

Es por eso que es mejor quitar a Jesús de su trono al lado de la diestra de Dios, quitarle su mayor gloria obtenida por la resurrección, desnudarlo de su exclusividad, obviar su odio por el pecado y más bien vestirlo con zapatillas deportivas, chaqueta de cuero, gorra juvenil, tal vez guitarra en mano, todo un bacán, un compinche, el pana, quien saluda a toda la humanidad: ¡Que honda bro!...Afiches, dibujos, e-mails, supuestas cartas de Jesús al hombre, calcomanías en los carros con mensajitos ridículos, cooperan con esta desfiguración de Jesús.

Este Jesús pop, es el que se ‘alaba’ en las comunidades que sin discernimiento le cantan pop, rock, reggaetón, y más, finalmente es un amigazo, un igual, un incondicional. Este es el Jesús popular, predicado por muchos, que no importa quién continúes siendo, el te ama, quien no hace de ti una persona más santa sino más buena gente. Este es el Jesús que quiere darles un beso a todos en la frente, un Jesús de conciertos, eventos, bullicio, activismo, fiesta, compinchería y más.

Y desafortunadamente la idea de crear un dios conforme a nuestra imagen, vuelve a darse pero esta vez dentro del seno de los que se confiesan cristianos. El problema es ese, que la persona de Cristo se ha vulgarizado y nos hemos quedado sin Dios en esta generación. El ser humano necesita a Dios. Amigos puede encontrar fácil, pero solo hay un Dios. El problema es que el joven, el adulto, el niño, tienen muchos amigos y no tienen a Dios. Gentes vacías de Dios andan por las calles, muchas de ellas preguntándose el porqué de su vacío si tienen a su amigo Jesús. Ese es el problema.

Somos pecadores, estamos en miseria total, no podríamos remover nuestra condición así nos lo propusiéramos. Es allí donde el individuo pecador necesita un Poderoso Dios y Salvador, es cuando necesita un Sustituto que haya recibido el castigo de hombres pecadores sobre sí mismo y viva para que pueda darnos la bendición de ser perdonados. Es allí cuando jóvenes y adultos necesitan a Dios, Majestuoso y Glorioso que no sea como lo que somos pero que sea un gran sumo Sacerdote. Necesitamos poner en manos de Dios mismo nuestra existencia para tener la vida eterna.

Estoy seguro que mucho del cristianismo no disfruta de las riquezas de haber creído en Jesús, y su vacio tratan de llenarlo con sustitutos miserables. Se reúnen a espectáculos musicales, a shows de milagros, a presentaciones de comediantes o de maestros de la autoestima, a conciertos lúdicos. Esto ha creado una seria dependencia de estos individuos de estos sustitutos de la verdadera fe y gozo en Cristo. No es raro que el creyente de estos movimientos necesite cada vez más estimulo para sentir lo mismo. Y los movimientos modernos le tienen el sustituto adecuado para cada época. Y los que hemos trasegado por el cristianismo los últimos años sabemos de las modas que pasan por estas comunidades, modas risibles pero entristecedoras al ver que se toman como cristianismo.

Es suficiente saber que Jesús es la Única Persona por la cual se puede tener comunión y paz con Dios, se puede ser salvo y conocer que es lo que Dios quiere para todos. Es suficiente saber que por el Evangelio de Cristo Dios llama a todos los hombres a que se arrepientan, se nieguen a sí mismos, se lleven a la muerte de sus pasiones y deseos y le sigan. Si alguno no cree en Cristo bajo estas reales demandas, si alguno no cree en Cristo tal cual es, si alguno no viene a Dios tal como lo revela Jesús ¿Qué le hace pensar que vendrán a Cristo desfigurándole haciéndole ver como un Jesús pop?

Martinius Lucanius

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes. "Que tus palabras sean las necesarias a fin de edificar a quienes las lean".

POR LA SUPREMACÍA DE CRISTO EN ESTA GENERACION

Este blog se hace responsable de lo que publica, pero no se hace responsable de lo que los autores de los artículos o las páginas de las que estos son extraídos, crean en su demás teología o en las practicas que ellos tengan a nivel personal.

Se desea a través de este blog, expresar el pensamiento bíblico coherente, y más cercano a la confesionalidad histórica y reformada y aportar para la aplicación de ella en la vida cristiana, pero no avalamos lo que en contradicción a la fe reformada histórica algunos de los autores hagan o vayan a hacer en un futuro

A Dios sea la goria.